Por qué mantener un blog

¿Por qué mantener un blog? Ha pasado ya un año desde que inicié esta aventura de crear un blog donde publicar mis fotos y recetas, escribir sobre temas que me gustan y difundir contenidos interesantes que encuentro en diversos sitios de Internet. Cuando comenté con familiares y amigos que iba a iniciar este proyecto, la verdad es que recibí opiniones y comentarios de todo tipo: “¿se gana dinero con eso?”, “¿no eres muy mayor para ser bloguera?”, “Internet ya está lleno de blogs de gente experta”, pero la más frecuente fue “¿para qué ?”.

Casi consiguen disuadirme. Fue una época en la que decidí que tenía que dar un giro completo a mi existencia, quería reinventarme y reorientarme profesionalmente. Quería explorar nuevas alternativas y probarme a mí misma que era capaz de hacer algo diferente a lo que había estado haciendo hasta el momento. Y lo que para mí era más importante, quería compartir con otras personas el abanico de posibilidades que un medio como es Internet nos pone al alcance de la mano: hay todo un mundo por explorar ahí fuera y una fuente casi inagotable de conocimientos a las que se tiene acceso con un click. Así que tomé impulso y me lancé a la aventura.

¿Pero tú sabes escribir?

Gracias-primer-aniversario

Lo que sí sé es que me gusta escribir, posiblemente como consecuencia directa de que me apasiona leer y tengo intereses muy diversos, como se puede ver en los artículos que he publicado hasta la fecha. Pero lo que más me entusiasma es aprender y contribuir a fomentar en las personas el deseo de descubrir y aprender algo nuevo cada día.

Mi objetivo siempre ha sido publicar contenidos breves y de fácil lectura, pero sobre todo que sean textos que despierten la curiosidad del lector para profundizar más en el tema que suscitara su interés. ¿Que si sé escribir? Bueno, a escribir también se aprende y la práctica nos lleva a la perfección, y si no lo intento nunca sabré hasta donde puedo llegar. Es cierto que no publico con frecuencia, que no le dedico todo el tiempo que me gustaría y que también sufro el síndrome de la hoja en blanco; pero son pequeños tropiezos que se superan con voluntad y determinación.

¿Qué ganas con este blog?

Satisfacción personal, simple y llanamente. La satisfacción de que alguien te diga que le ha gustado el último artículo que has publicado, o que va a hacer la receta del bizcocho de chocolate con naranja para sorprender a su familia este fin de semana. La satisfacción de saber que si te propones algo, y le pones pasión y entusiasmo, lo sacas adelante. Me preguntan si gano dinero con el blog. La respuesta es no, más bien al contrario (coste del dominio, del hosting,… mi tiempo) pero los beneficios personales superan con creces los materiales. Sin duda el dinero es necesario, pero no es lo más importante en este caso.

¿Pero cuánta gente lee tu blog? 

Debo admitir que, en momentos de flaqueza, me he preguntado si no debería dejar este blog. Me consta que tengo solo unos pocos seguidores que leen mis publicaciones con asiduidad y algunos que lo visitan ocasionalmente. Sin embargo, he conseguido mi objetivo. He captado su atención y su interés y los comentarios que me hacen en privado son muy gratificantes. A estos lectores, asiduos y ocasionales -muchos son amigos y familiares, otros son perfectos desconocidos- les doy las gracias por seguir apoyando este proyecto. En esos momentos de flaqueza, pienso en vosotros y sigo esforzándome por mantener este blog que ya ha cumplido un año y que espero que cumpla muchos más.

Gracias por estar ahí.

Nos gustaría saber tu opinión sobre este artículo.