Tarta-queso-mandarina

Tarta de queso con mandarinas

  • Dificultad: Media/Alta
  • Imprimir

Tarta de queso horneada, una variedad más del 'cheesecake' anglosajón con el toque mediterráneo de nuestras deliciosas mandarinas.

Ingredientes

Para la base:

  • 50 gr de mantequilla
  • 50 gr de azúcar blanca
  • 60 gr de harina
  • ½ cucharadita de levadura
  • ½ cucharadita de nuez moscada
  • 1 huevo

Para el relleno:

  • 250 gr de mandarinas
  • 1 limón
  • 2 cucharadas de miel
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 250 gr de requesón
  • 3 huevos (separar las yemas de las claras)
  • 100 gr de azúcar blanca
  • 30 gr de harina

Para la cobertura:

  • Gajos de mandarina en almíbar (lata 300 gr)
  • 2 cucharadas de mermelada de naranja amarga

Preparación

Pelar las mandarinas, trocear y poner en un cazo junto con el zumo del limón, la miel y el azúcar moreno. Cocinar hasta que la fruta se haya deshecho bien y el zumo se haya reducido un poco, hasta adquirir una consistencia similar al jarabe. Reservar y dejar que se enfríe.

Tarta de queso con mandarinas

Vamos a preparar la base: Poner la mantequilla, el azúcar, la harina, la levadura, la nuez moscada y el huevo en un bol y mezclar bien durante 2-3 minutos hasta que adquiera una consistencia suave y cremosa. Verter en un molde redondo de 18 cm previamente engrasado (cubrir el fondo con papel vegetal para facilitar el desmoldado) y distribuir uniformemente.

Ablandar el requesón en un bol. Incorporar las tres yemas, 50 gr de azúcar, la harina y la mezcla de las mandarinas que habíamos reservado. Batir para mezclar bien todos los ingredientes. En un recipiente aparte, batir las claras, incorporar el azúcar restante (50 gr) y terminar de montar a punto de nieve. A continuación, incorporar a la mezcla que hemos preparado con el queso y demás ingredientes con movimientos suaves y envolventes. Verter en el molde que habíamos preparado previamente y nivelar la superficie.

Hornear y presentar

Tarta de queso con mandarinas
  1. Precalentar el horno a 160º y hornear en la parte media-baja del horno durante 1 hora y 30 minutos. Apagar el horno, abrir la puerta y dejar enfriar la tarta dentro del horno durante 1 hora.
  2. Desmoldar con cuidado y retirar de la base del molde. Colocar los gajos de mandarina en círculos concéntricos en la superficie de la tarta.
  3. Calentar la mermelada de naranja amarga para que se disuelva un poco y pincelar generosamente los gajos de mandarina y los bordes de la tarta.
  4. Dejar enfriar completamente unas 2 horas antes de servir. Obtendremos entre 10-12 raciones.

Si ya has probado la tarta de queso con arándanos publicada previamente en el blog, atrévete con esta tarta de queso con mandarinas horneada, una variedad más del ‘cheesecake‘ anglosajón, con el toque mediterráneo de nuestras deliciosas mandarinas.

Recomendación: Hacer porciones y congelar individualmente. Para disponer de un pequeño capricho en cualquier momento, simplemente dejar descongelar a temperatura ambiente durante una hora aproximadamente.

Nos gustaría saber tu opinión sobre este artículo.