Arquitectura Asturias

Asturias es bien conocida por su riqueza paisajística y gastronómica. Al decir Asturias es inevitable pensar en los espectaculares paisajes de los Picos de Europa, sus joyas arquitectónicas de prerrománico (San Miguel de Lillo, Santa Cristina de Lena, por citar dos de mis favoritas), sus aldeas entre desfiladeros y sus bellos pueblos costeros. ¡Y cómo no pensar en fabes y sidrina! Aunque, sin duda, el símbolo que inevitablemente asociamos con Asturias es el hórreo asturiano; así, con apellido, porque tiene algunas diferencias con su vecino el hórreo gallego.

Hórreo asturiano

La finalidad de estas construcciones era (y es) su uso como secadero y almacén de los productos agrícolas. En la zona occidental de Asturias, donde imperaba el sistema de mayorazgo, cada familia poseía un hórreo y estaba situado dentro de su propiedad. Sin embargo, en el resto de la región lo habitual era que el hórreo perteneciera a más de una familia, como resultado del reparto de las herencias entre los hijos. En este caso, el hórreo está colocado frente a las casas en espacios de uso comunal. Los más antiguos datan de finales del siglo XV.

La madera utilizada para su construcción suele ser roble o castaño y pueden mostrar elementos ornamentales diferenciadores de su propiedad. El material utilizado para el tejado variaba según los recursos accesibles en la zona: teja, pizarra, llábana (piedra plana y lisa) o cubierta vegetal. Tiene el tejado a cuatro aguas, su forma es cuadrada y se asienta sobre cuatro pilares, de piedra o madera, denominados ‘pegoyos’. El acceso se realiza por una escalera exenta, que no llega hasta la base del hórreo para evitar la entrada de roedores. Las características de este tipo de construcción permiten que se pueda desmontar en piezas para su traslado y reubicación en otro lugar.

Asturias - Panera
Panera

El desarrollo de la agricultura en Asturias, con el aumento de la producción de maíz y patatas, hizo que se necesitara mayor capacidad para el almacenamiento y zonas amplias para el secado del maíz. Esto dio lugar a una variante del hórreo que se denomina panera, que comenzó a hacerse popular en el siglo XVII.

La panera es de mayor tamaño que el hórreo, tiene forma rectangular y se apoya en seis pegoyos o más. Por sus dimensiones, algunas paneras disponen de subdivisiones en su interior, e incluso desván, así como corredores exteriores para el secado del maíz.

Asturias - decoración hórreoTanto el hórreo como la panera suelen tener ornamentación, pintada o grabada en la madera o la piedra, consistente en diversos motivos de tipo vegetal, geométricos, zoomórficos, así como cruces, trisqueles y tetrasqueles.

Las partes principales son:

  • pegoyos: los pies o pilares, de mampostería, piedra o madera.
  • muelas o pegoyeras: piedras grandes que van encima de los pegoyos para evitar que los roedores se introduzcan en la edificación.
  • subidera: escaleras de acceso.
  • trabes o madres: las cuatro vigas que van engarzadas y que constituyen el cuadro sobre el que se apoya la construcción.
  • pontones: cada uno de los tablones que forman el suelo del hórreo.
  • tolondras, coroncias o cureñes: cada una de las tablas verticales que, encajadas entre sí, forman las paredes de la edificación.
  • engüelgu: una pieza única con forma angular que se coloca en las cuatro esquinas de la edificación.
  • liños: el cuadro de vigas que cierra las paredes en la parte superior y en el que se apoyan los aguilones y los cabríos de la techumbre
Asturias - Hórreo beyusco
Hórreo beyusco

Hórreo beyusco. Considerado el antecesor del hórreo tradicional, se caracteriza por tener tejado a dos aguas, planta cuadrada o rectangular, cámara cerrada con tablones de madera y de tamaño inferior al hórreo clásico. Muy interesante este artículo: “El hórreo beyusco, un tesoro desconocido”.

Cabazo
Cabazo

El cabazo es otra variante más del hórreo. Es de planta rectangular, pero hay una gran diferencia entre sus lados mayores y menores por lo que es mucho más estrecho que la panera. Los lados menores suelen estar construidos de mampostería, situando el acceso a su interior en uno de ellos. Los lados mayores suelen estar formados por listones de madera (o mampostería, en algunos casos) con estrechas aberturas verticales para favorecer la ventilación. Tiene el tejado a cuatro aguas cubierto con losas de pizarra. Su presencia es mayor en el oeste asturiano y su diseño es muy similar al hórreo gallego. Los cabazos más antiguos datan del siglo XIV.

Otras edificaciones: casa pobre, casa rica

Cabaña de teito

Construcción característica de la zona de Somiedo (suroeste de Asturias), se trata de una cabaña utilizada como refugio de ganado y pastores. En su edificación se utilizan los materiales disponibles en la zona: piedra para los muros, retama y otras plantas para la techumbre. La palabra ‘teito’ es un término asturleonés utilizado para referirse a la cubierta vegetal de cualquier edificación. Por extensión, a este tipo de cabañas se les suele denominar simplemente ‘teitos’.

Casa de Indiano

En el siglo XIX, Asturias fue una de las regiones de las que salieron más emigrantes hacia América. Algunos lograron reunir una considerable fortuna y retornaron a sus lugares de origen. Se les conocía con el nombre de ‘indianos’ y se construyeron grandes mansiones con jardines como seña de identidad de su nuevo estatus social.

“Son muy frecuentes en este país las transmigraciones a América, aunque no lo son tanto las fortunas hechas allá: no es raro que entre un centenar de hombres que perecen de miseria en aquel continente, vuelvan de tiempo en tiempo dos o tres indianos cargados de oro […] Todo el mundo los observa y los admira. Su vajilla, sus alhajas, sus dádivas a los templos […] El primer objeto de estos indianos es arraigarse comprando tierras, labrando casas, fundando patrimonios, y ligando a una vinculación perpetua los frutos y su trabajo.” Cartas del viaje de Asturias (Cartas a Ponz) de Gaspar M. de Jovellanos.

Protección del patrimonio cultural del Principado de Asturias

Los hórreos, paneras y cabazos gozan de una protección especial, conforme a lo estipulado en la Ley del Principado de Asturias 1/2001 del 6 de marzo. En su sección segunda establece el régimen aplicable al patrimonio etnográfico:

Artículo 75 – Protección de hórreos, paneras y cabazos

  1. Se prohíbe la construcción de hórreos, paneras y cabazos desvinculados de la vivienda.
  2. Los hórreos, paneras y cabazos de nueva factura deberán adecuarse a los materiales y características constructivas y morfológicas tradicionales de estas edificaciones en la zona correspondiente. Reglamentariamente, el Principado de Asturias regulará dicho aspecto, contemplando la diversidad tradicional de tipos en los distintos concejos.
  3. Sólo serán autorizables los usos de hórreos, paneras y cabazos que no menoscaben su valor cultural.
  4. Aun cuando no hayan sido declarados Bien de Interés Cultural ni incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias los hórreos construidos con anterioridad al año 1900 que conserven sus características constructivas, estarán sujetos a las siguientes limitaciones:
    1.  No podrán ser demolidos, ni total ni parcialmente, desmontados o trasladados de emplazamiento sin autorización de la Consejería de Educación y Cultura.
    2.  No se podrá autorizar la construcción de cierres perimetrales totales o parciales a partir de sus soportes, ni la construcción de edificaciones adosadas a los mismos.
    3.  Con la excepción de los casos en que, por razón de fuerza mayor, exista autorización al respecto de la Consejería de Educación y Cultura, no se podrán realizar sobre ellos más intervenciones que las de conservación y restauración, que se efectuarán, en todo caso, utilizando los materiales tradicionales que correspondan a su tipología.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.