Manuscrito Voynich

El manuscrito Voynich posiblemente sea el libro que más interés ha suscitado entre los bibliófilos en el último siglo.

Su hallazgo se remonta a 1912, cuando el bibliófilo lituano llamado Wilfrid Voynich lo adquirió en un convento jesuita cerca de Roma. Se trata de un códice escrito en un idioma desconocido que ha sido objeto de investigación por diversos especialistas en lingüística y criptografía, historiadores del arte, expertos en química, matemáticas, …, y ha suscitado diversas hipótesis sobre su origen, su contenido, e incluso se ha barajado la posibilidad de que se tratara de una invención, un fraude, un galimatías sin ningún sentido. Al final de este artículo puedes ver la edición facsímil online.

 La ley de Zipf dice que, la inmensa mayoría de las veces en un texto o conversación cualquiera, la segunda palabra más usada de un idioma aparecerá la mitad de veces que la palabra más usada, la tercera palabra más usada un tercio de veces que la más usada, la cuarta palabra más usada un cuarto de veces que la más usada, y así sucesivamente.

Idioma basado en un lenguaje natural

No obstante, en lo que parecen estar de acuerdo es en el hecho de que el texto cumple la ley de Zipf, lo que hace pensar que se trata de un idioma basado en un lenguaje natural, ya que los lenguajes artificiales, o inventados, como el élfico o el klingon, no cumplen esa regla.

Lo que sí se ha podido determinar, como resultado de las pruebas del carbono 14, es que el pergamino en el que está escrito fue fabricado a principios del siglo XV.

En la actualidad, el manuscrito Voynich está depositado en la Biblioteca Beinecke de libros y manuscritos raros, de la Universidad de Yale. El códice tiene unas medidas de 22,5 x 16 cm y consta de 234 páginas (aunque los vacíos en su numeración sugieren que se han perdido algunas) con numerosas ilustraciones. Basándose precisamente en ésas ilustraciones, el manuscrito se divide en seis secciones:

Manuscrito Voynich

  1. Botánica: La sección más extensa del manuscrito, contiene 113 minuciosos dibujos a color de diversas plantas y hierbas con texto cuidadosamente escrito alrededor de las imágenes.
  2. Astronomía y astrología: Esta sección contiene 12 páginas con dibujos que muestran la disposición de las estrellas, el Sol y la Luna, así como varias páginas con símbolos del zodíaco.
  3. Biología: Contiene sobre todo dibujos de mujeres, algunas portan coronas, en actitud de estar tomando baños en piscinas o pozas, entrelazadas y conectadas con tubos que parecen contener fluidos.
  4. Cosmología: Se compone de los dibujos de nueve medallones repletos de estrellas y otras formas.
  5. Farmaceútica: Esta sección vuelve a mostrar plantas y hierbas pero también están dibujadas lo que parecen ser plantas medicinales; se diferencia de la sección botánica en que muchas de sus páginas contienen dibujos muy precisos de frascos y la imagen de algunas plantas se muestran en una única página.
  6. Por último, una sección de texto continuo, sin ilustraciones, pero con marcas decorativas introductorias de párrafos cortos, que se cree que pueden ser recetas o instrucciones para la elaboración de algún preparado químico, médico o alquímico.

Inteligencia Artificial para descifrar el manuscrito Voynich

Las últimas noticias aparecidas en la prensa a finales de enero parecen indicar que estamos cerca de ver desvelado el enigma. Un equipo de investigadores de la Universidad de Alberta (Canadá) está aplicando Inteligencia Artificial para descifrar el manuscrito Voynich. Tomando como base la “Declaración Universal de Derechos Humanos” escrita en 400 idiomas diferentes, su hipótesis inicial fue que estaba redactado en árabe; sin embargo, después de aplicar sus algoritmos, el resultado ha sido que probablemente se trate de hebreo.

En diciembre de 2015 la editorial Siloé, con sede en Burgos, fue elegida por la Universidad de Yale para realizar una edición facsímil del manuscrito Voynich; en noviembre de 2017 se hizo la presentación de la única réplica íntegra del manuscrito, del que se han hecho 898 ejemplares.
Sin lugar a dudas el hecho de que un mayor número de investigadores puedan tener acceso a una copia exacta del códice facilitará su estudio y la resolución del misterio. Seguiremos atentos al desarrollo de las investigaciones.

Más información en: Wikipedia y en Enciclopædia Britannica.


A continuación puedes ver
la edición facsímil online del Manuscrito Voynich
pulsando en cada página o
en las flechas que aparecen en la parte inferior derecha.